Justicia No Es Venganza

Colorroad.es Justicia No Es Venganza Image
DESCRIPCIÓN

Tras conocer varias sentencias esta semana, muchos pensarán que se ha hecho justicia y otros que todo se ha tratado de una gran venganza. Entonces, ¿no será que la venganza es un deseo humano ...

Mensa padre e Inés son dos señores de una época oscura de España adelantados a su tiempo y por ello deberán pagar un precio. Mensa hijo (Gabriel) un hombre en el declive de la era inquisitorial luchando consigo mismo para no cruzar el fino hilo que separa la justicia de la venganza. Todo transcurre entre el invierno y la primavera, momento cíclico de cambios que tienen un representante más en el ser humano; tiempos de amor y odio, de paz y tormenta, de… Gabriel juró a su madre antes de morir a manos de un joven soldado bajo control del Inquisidor que haría justicia y a su regreso tras veinte años exiliado en el nuevo continente su plan toma consistencia al constatar que nada ha cambiado; el Inquisidor sigue siendo un ser codicioso de poder y los señores unos acomodados poco dispuestos a ser mínimamente humanos. En contraposición a su rabia contenida el amor aparecerá en su camino en la forma de Ana, una joven viuda amiga de sus infancia que junto a la señora Carmen se unirá para humanizar el trato entre señores y campesinos. Todo el plan urdido por Mensa hijo se desarrolla como estaba previsto, pero el destino juega sus cartas y Mensa deberá crear un héroe a su pesar….

INFORMACIÓN

TAMAÑO DEL ARCHIVO 2,84 MB
AUTOR(A) Gabriel Cruz
FECHA 2013
DESCARGAR LEER EN LINEA
Descubre el libro de Justicia No Es Venganza con colorroad.es. Lea el PDF de Justicia No Es Venganza en su navegador de forma gratuita. Regístrate y descarga Justicia No Es Venganza y otros libros de Gabriel Cruz.

¡Hola Fabián Rodríguez! :D Muchas gracias por su A2A. ♥ c: Primeramente encontramos una diferencia etimológica, en tanto la palabra venganza proviene del latín vindicare ('vindicar'), que guarda relación con vindex, vindic ('vengador'), mientras la palabra justicia proviene del latín iustitia (pues los romanos no poseían el concepto de las letras j y c).